domingo, 8 de julio de 2012

FORMULACIÒN DEL PROBLEMA


La formulación del problema debe ser clara, precisa, específica; utilizar términos y conceptos científicos que designen unívocamente a los fenómenos y procesos educativos estudiados; evitar términos vagos, imprecisos, que se presten a confusión o a interpretaciones diversas, etc.

Todo ello se logra en la medida en que en problema tiene una fundamentación teórica
sólida, ya que en los propios términos y en la designación de las categorías y variables se
expresa el vínculo con la teoría. 

Se recomienda, al formular el problema:

1. Describirlo en un breve párrafo, definiendo claramente cuál es la contradicción existente entre lo que sucede (situación actual) y lo que debe ser (situación deseable)

2. Redactar la pregunta principal
Por ejemplo: Descripción del problema: por cuanto los contenidos vinculados con esta esfera se abordan de forma dispersa y atomizada.

Debe recordarse que de acuerdo con la lógica del proceso investigativo (camino dialéctico del conocimiento), la contradicción tiene que ser descubierta antes de realizar la planificación de la investigación. O sea, que al explorar la realidad educativa, se diagnostica el estado actual, y en la misma medida se va comparando con  un estado ideal o deseable del fenómeno. La comparación permite identificar los problemas existentes, entre los cuales se seleccionará uno en específico, atendiendo a su importancia y significación teórica o práctica. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada